Empresarios hoteleros solicitan claridad y previsibilidad para planificar las temporadas turísiticas

Son días de incertidumbre y de preocupación para la industria del turismo, en momentos en que la pandemia del coronavirus mantiene altos los números de contagios en nuestro país.

A la espera de definiciones y fechas precisas para las próximas vacaciones de invierno, las entidades del sector, agencias de viajes y prestadores de servicios analizan la situación, expresan su preocupación y manifiestan sus perspectivas, teniendo en cuenta que “el turismo necesita dos grandes variables para funcionar: previsibilidad y confianza”.

Una pregunta inquieta a todos por estas horas: ¿se adelantará o se postergará el receso escolar?

​Originalmente, las vacaciones estaban previstas para las dos últimas semanas de julio, pero las autoridades evalúan adelantarlas para fines de junio o principios de julio, e incluso, extenderlas para abarcar los días de más frío y que siga avanzando el plan de vacunación.

“Estamos trabajando para que se pueda tener temporada de invierno”, había afirmado días atrás Matías Lammens, ministro de Turismo y Deportes de la Nación, aunque reconoció que “es la época más dura para atravesar en la pandemia”.

En diálogo con Clarín, el presidente de la Asociación de Hoteles de Turismo (AHT), Roberto Amengual, sostuvo que “la hotelería no puede soportar otra temporada sin ingresos. La situación nos está afectando gravemente porque no hay reservas, aunque sí consultas para saber si vamos a estar abiertos. La realidad es que es necesario tener temporada de invierno porque ya son 15 meses sin ingresos con una estructura de costos fijos que ya no se puede seguir sosteniendo”.

Y destacó que “es imperativo tener vacaciones en cualquiera de los formatos planteados, por ejemplo, pueden ser escalonadas entre julio y agosto. También está la posibilidad de que los emisivos que más vacunación requieren -como el AMBA- tengan vacaciones más adelante y que los destinos que han avanzado más en la vacunación puedan salir antes”. En cuanto a la “necesaria previsibilidad”, señaló que “es posible con un buen plan de vacunación y de vacaciones de invierno. Así el turismo tendrá posibilidades de contar con una temporada tan necesaria para el sector”.

“En pocas semanas comenzará la segunda temporada invernal en pandemia. Nuestro sector ya ha sufrido la pérdida de la temporada anterior y tiene cifradas sus expectativas en esta nueva temporada. Nuestras empresas han trabajado mucho adaptándose a los protocolos sanitarios que le permiten ofrecer un servicio seguro al cliente cuidando también al personal”, dijo Graciela Fresno, presidente de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA).

En esa dirección, hizo hincapié en que “no es una opción para nosotros que esta nueva temporada se frustre. Eso sería decisivo en muchas empresas que esperan una última oportunidad para evitar su cierre definitivo”. Según precisó, “ya desaparecieron más de 11.800 establecimientos hoteleros y gastronómicos en todo el país y más de 170.000 puestos de trabajo, lo que significa la destrucción aproximada del 25% del empleo total del sector. Después de 14 meses con nula o mínima facturación, nuestra situación es absolutamente crítica. El 90% de nuestros empresarios está endeudado, sin posibilidades de pagar los créditos que sacaron el año pasado para mantener sus puertas abiertas”.

“Para la temporada de invierno, como ha estado ocurriendo desde que empezó la pandemia, los destinos locales son los más elegidos por los argentinos. Bariloche, Salta y Ushuaia son los más buscados, seguidos por Buenos Aires, Mendoza, Córdoba e Iguazú”, explicó Paula Cristi, gerente general de Despegar en Argentina y Uruguay. Los destinos nacionales son el foco en medio del contexto, con viajes cortos y debido a que aún existe una alta dosis de incertidumbre.

“La flexibilidad y las cuotas que ofrecemos son clave, así como las opciones de paquetes que incluyen vuelo, alojamiento, traslados y asistencia para que los viajeros no tengan que preocuparse por nada”, contó a Clarín.

Si bien los destinos más populares registran un crecimiento del 11% si comparamos con marzo 2020, el contexto sigue siendo complicado, ya que en relación con 2019, vemos que Bariloche tiene una caída del 87%, Ushuaia del 84% y Mendoza del 88%.

Pablo Bazzetti, gerente general de All Seasons subrayó que “la gente no sabe qué va a pasar todavía, si las fechas se van a adelantar o atrasar según los distritos… Como todavía no hay una definición sobre cuándo van a ser las vacaciones de invierno, los clientes consultan pero no concretan. Como destino de consultas figura la Argentina en general”.

Con respecto a los viajes al exterior, explicó: “Sigue habiendo una cantidad interesante de gente que quiere viajar a Estados Unidos con la idea de vacunarse, sobre todo, Miami como primera puerta de ingreso. Pero notamos que, a medida que van llegando más vacunas a nuestro país, el interés empieza a mermar un poco”.

“El Hot Sale de fines de abril fue el primer puntapié para ventas de vacaciones de invierno porque logramos armar una muy buena variedad de viajes en distintos destinos. Pero este proceso, salvo la venta de centros de esquí (Bariloche, San Martín de los Andes y Ushuaia), se encuentra frenado desde hace tres semanas debido a la indefinición de fechas de las vacaciones de escolares de invierno”, destacó Gabriel Bianchi, responsable de Paquetes de Avantrip.

Se refirió especialmente al esquí: “Es una actividad que muchos se vieron obligados a postergar en 2020 debido a la cancelación de la temporada y ahora se vive una revancha, con paquetes que se ajustan lo que necesite cada viajero y 18 cuotas sin interés con tarjetas de crédito”.

Nicolás Posse, gerente comercial de Avantrip, agregó: “En lo que respecta a vuelos, tenemos una demanda muy estable en junio y hasta fines de julio para volar al exterior, y hace dos semanas comenzó a crecer la ruta a España con el anuncio oficial de apertura de fronteras. Los vuelos de cabotaje no muestran un gran despliegue en estas últimas semanas debido a la indefinición de las vacaciones escolares”.

“Por el momento -observó-, hay una mayor decisión de compra para volar al exterior, con un peso importante a destinos de los Estados Unidos, por el turismo de vacunas, y también al Caribe para vacacionar. En las próximas semanas seguro habrá un panorama más claro sobre los destinos locales”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.