En pleno contexto de crisis sanitaria se avanza en la recuperación del turismo

Foto de archivo en la FIT con el sector de turismo de reuniones. Foto Eduardo Viera, periodista.

Un hotel cerró sus puertas en Iguazú y unas 50 familias se quedan sin ingresos económicos en un contexto complicado en el destino turístico que ofrece 14 mil plazas hoteleras, aunque los empresarios del sector estiman que tendrán por lo menos la mitad sin ocupar durante mucho tiempo una vez que comiencen a llegar los turistas.

De la misma manera, se especulan más cierres de hoteles donde el 80 por ciento de la población de Iguazú de forma directa o indirecta trabaja en el sector turístico y son unos 12 mil empleos en gastronomía y hoteles de hasta tres estrellas, además de Casino y comercios como el Duty Free Shop.

De esta manera, la economía del destino Iguazú vive uno de sus peores momentos ya que varias actividades se desprenden del turismo.

Para tener en cuenta, en el 2019 los ingresos al Parque Nacional Iguazú llegaron al récord de 1.600.536 visitantes, en una tendencia creciente pasando de 418.729 turistas en 2002, hasta pasar el millón y recibir a 1.349.804 en el 2012.

Mientras tanto, representantes del sector público tuvieron un encuentro, en modalidad virtual, con el presidente y el secretario del Instituto de la Calidad Turística Argentina (ICTA), Aldo Elías y Marcelo García. Durante la reunión, fue analizado el nuevo escenario global ante la pandemia del Covid-19 y el impacto social y económico que sus consecuencias representan para la actividad.

En función de dar respuesta a esta situación, las autoridades avanzaron en proponer el desarrollo de un programa de “Buenas Prácticas Pos-Covid19”. “Esta iniciativa que proponemos elaborar desde el ICTA contendrá una guía de recomendaciones sanitarias y pautas de atención en las prestaciones turísticas, que estén en línea con las nuevas demandas globales”, expresaron los directivos de esta organización, integrada por el Ministerio de Turismo y Deportes, el Consejo Federal de Turismo y la Cámara Argentina de Turismo.

Entre los participantes se encontraban Yanina Martinez, secretaria de Promoción Turística del Ministerio de Turismo y Deportes; Esteban Avilés, presidente de la Agencia Córdoba Turismo; Sebastián Slobayen, ministro de Turismo de Corrientes; Diego Gutiérrez, director de Promoción del Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires; Inés Albergucci, subsecretaria nacional de Calidad, Accesibilidad y Sustentabilidad; Hernán Roitman, director nacional de la Calidad; Gabriela Barón, directora de Formación en Turismo, y María Inés Guaita, del área de Promoción Turística del Ministerio de Turismo y Deportes.

Para hacer frente a la crisis, el ICTA se encargará de brindar las guías de buenas prácticas que le permitan al sector turístico empezar a funcionar, una vez que comience el proceso gradual de apertura del aislamiento social obligatorio y preventivo. Estos protocolos deberán contar con una guía de recomendaciones homogéneas para toda la Argentina que pueda ser aplicada en colaboración con la autoridad sanitaria a la diversidad de realidades que presenta nuestro país.

En la reunión se propuso que el ICTA, con el consenso de las instituciones públicas y privadas que lo integran, brinde herramientas para garantizar la seguridad sanitaria de la población, los trabajadores y los turistas que visitan los destinos turísticos.

En referencia al avance alcanzado en conjunto entre la CAT, el CFT y el Ministerio de Turismo y Deportes, Elías, presidente de la Cámara y del ICTA, manifestó: “El desafío del Instituto de Calidad Turística es brindar herramientas que sean rigurosas desde lo técnico y realizables en todo el territorio nacional. Toda la cadena de valor de este importante sector productivo nacional tiene que estar preparada para poder funcionar cuando el control de la pandemia y las autoridades lo permitan”. Y agregó: “Tenemos este tiempo de trabajo que debe ser riguroso en cuanto a las propuestas y eficiente en la capacidad de respuesta para llegar con capacitación, comunicación e implementación en el momento que se requiera”.

Por otro lado, Yanina Martínez, secretaria de Promoción Turística expresó que “fue muy positivo volver a tener instancias de encuentro como el ICTA, porque después de años se van a poner a trabajar todas las partes en un protocolo único y federal para la aplicación de todas las cadenas de valor del turismo”.

Los servicios turísticos deben prepararse para la etapa pos-Covid19, en donde la forma de viajar y hacer turismo y las conductas de consumo suscitarán una “nueva normalidad” y exigen revisar y actualizar, de manera integral, las gestiones operativas de cada prestación.

En ese sentido, la guía de “Buenas Prácticas pos-Covid19” reunirá diversas pautas de actuación con el propósito que las prestaciones turísticas garanticen -a través de su implementación-, las condiciones que demandará el nuevo escenario pos-pandemia de coronavirus.

Las buenas prácticas pondrán especial énfasis en las medidas preventivas, de limpieza y desinfección y de atención a visitantes que las organizaciones y servicios turísticos deberán contemplar. El programa tiene los siguientes objetivos fundamentales como generar nuevos hábitos de conducta que garanticen mayor seguridad y confianza a visitantes y visitados, introducir el valor de la seguridad sanitaria para el personal y los clientes; evitar el quiebre del vínculo turístico/social; promover espacios y tratos interpersonales amigables, solidarios y respetuosos, libres de discriminación; y contribuir a preservar las fuentes de trabajo del sector turístico.

(Foto de archivo de Eduardo Viera)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.