Comenzó el cuarto ciclo educativo del programa de separación de residuos urbanos

Más de un centenar de promotores ambientales trabajaron desde el 2016 al 2018 en 26 escuelas públicas y privadas con la visita a 3170 alumnos integrados al programa de educación sostenible de la separación de residuos urbanos que encabeza la empresa Iguazú Jungle con el acompañamiento del sector turístico de Puerto Iguazú donde esta semana se inició el cuarto ciclo educativo.
“Lo más importante es la separación domiciliaria para que posteriormente el trabajo sea mejor aplicado en la planta de separación de residuos” de la ciudad, señaló Ariel Soria, coordinador de la iniciativa de responsabilidad social empresaria que cuenta con la participación de propietarios y trabajadores de empresas de turismo que luego de los talleres son denominados “voluntarios ambientales” para el dictado de talleres en las escuelas.
“El objetivo es sentar las bases para dar el paso importante en una recolección pública diferenciada que permita trabajar mejor a la planta de separación de la Cooperativa Recicladora Cataratas”, explicó Soria.
La primera etapa de este ciclo será la formación de promotores ambientales del 20 al 22 de mayo próximo y del 27 al 29 del mismo mes con cinco encuentros de casi tres horas cada uno.
Por otro lado, la segunda etapa son los talleres en las escuelas con actividades y juegos didácticos desde el 10 al 28 de junio con seis encuentros de 40 minutos cada uno.
Por último, se organizará una jornada de cierre en el polideportivo municipal donde se espera una multitud de niños y adolescentes que aportarán información acerca de la problemática de la separación de residuos urbanos.
Mientras tanto, la visita educativa a la planta de separación de residuos forma parte del cierre de las jornadas pedagógicas con el objetivo de transmitir conocimientos y generar conciencia en los niños sobre la importancia y necesidad de realizar un manejo responsable de los residuos urbanos.
En Iguazú se producen 70 toneladas diarias de residuos urbanos, aunque en temporada alta de turismo asciende entre 120 y 130 toneladas por día, mientras que se recicla menos del tres por ciento de esa cantidad.
En consecuencia, surge la importancia de promover la participación y responsabilidad ciudadana en la reducción de los residuos y para ello se necesita educación.

Vivir de la basura
Desde el 2011 la Cooperativa Recicladora Cataratas realiza la separación de plásticos, metales y cartón para su posterior reciclado.
Al respecto, Julio Ferreyra, presidente de la Cooperativa Recicladora Cataratas, explicó el proceso de crecimiento de la planta ubicada cerca de la zona rural y urbana de las dos mil hectáreas de la ciudad turística.
“Antes trabajábamos de manera informal en el antiguo basural a cielo abierto y éramos personas de escasos recursos. Luego nace la asociación por la necesidad que había de este grupo de personas que comercializaba la basura, entre los cuales me incluyo, pero no era algo organizado, entonces surgió la idea de hacer esta asociación y consensuamos para ver la forma que podíamos llegar a esto con el aporte de Parques Nacionales y la comunidad”, dijo Ferreyra. Y destacó: “Para nosotros es un sueño cumplido, hacer lo que hacíamos antes, pero de manera organizada con maquinarias y con más ganancia para poder vivir”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.