Los helados de Leandrito

Shares 0

Después de tres años y medio de trabajo en campo y en la planta industrial, la Cooperativa Agrícola Ganadera de Leandro N. Alem Limitada (Leandrito) comenzó a elaborar helado artesanal y espera arrancar con la venta los primeros días de diciembre, en Posadas, Leandro N Alem y San Javier.

Una vez instaladas las máquinas que fabrican helado, hace una semana la cooperativa empezó a probar la elaboración de diferentes gustos con el asesoramiento de un maestro heladero, que capacitó al personal. En la actualidad, la fábrica tiene una capacidad de producción por hora de 60 litros de base para helado. De esta manera obtienen un balde de 10 litros cada ocho minutos. “Es un proceso artesanal, sin agregado de aire, porque el objetivo es obtener un producto artesanal con calidad”, explicó Sergio Cardozo, presidente de la cooperativa.

Para la elaboración de helado es necesario contar con buena cantidad de materia prima por semana. “Por eso durante varios años se trabajó con el IFAI y la cooperativa Leandrito, para lograr una cantidad importante de productores. Primero se fortaleció el campo para poder abastecer a la cooperativa”, apuntó Cardozo. En la actualidad, acopian mil litros de leche por semana que se vuelca a la producción, el mayor porcentaje se destina a palitos helados y crema. Mientras que otra parte se utiliza para yogur porque hay una demanda importante en la zona.

De la chacra al consumidor el proceso desde el campo hasta la fábrica es simple, el productor con buenas prácticas de manufactura envía la leche a la planta en tachos de acero inoxidable a 4°C. Allí se filtrarla para eliminar las primeras impurezas, luego se pasteuriza y se agregan todos los productos que requiere la base principal para la fabricación de helados. Luego, se baja la temperatura a 30°C en la cámara de frío.

De acuerdo a la receta se determina la cantidad de base y la mayor parte del componente es leche (80%). El resto es estabilizante, azúcar y materia grasa. En la fabricación se introduce la base y después de ocho o diez minutos se obtiene el helado, que se ubica en un pozo de frío y de ahí a la venta. “Vamos a tener una variedad de productos no solo el tacho, sino también postres helados, vasitos de 120 y 180 y tortas heladas. Tenemos 16 gustos que son los principales. Un toque distintivo es la cantidad de fruta que se le agrega, como frutillas, almendras y otros, como mburucuyá”, comentó Cardozo. Por otro lado, Cardozo dijo que la cooperativa puede producir de 1.300 a 1.500 kilos de helado. “Esto nos lleva a la fase de comercialización que se desarrollará con franquicias, una de las primeras se dará en LN Alem, en San Javier y en el Mercado Concentrador de Posadas”, manifestó. (Fotos enviadas prensa IFAI)

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.